Los especialistas llaman a poner el foco en esta condición, que representa el segundo tipo de tumor más frecuente en nuestro medio y que puede tener un muy buen pronóstico de ser diagnosticado de manera temprana

En 2019, murieron 7539 personas en nuestro país por cáncer de colon, lo que implica unos 20 argentinos por día (Getty)

Una enfermedad silenciosa y progresiva durante muchos años puede desencadenar un cáncer de colon incurable, si es detectado tarde y no hubo controles de salud previos o métodos eficaces para evitarlo.

Hoy, 31 de marzo, se conmemora el Día Mundial de Prevención del Cáncer Color rectal, una ocasión para reflexionar acerca del segundo tipo de tumor más frecuente en nuestro país, con cerca de 15.900 nuevos casos por año, según información del Instituto Nacional del Cáncer.

Los expertos en esta materia cuentan que en la actualidad, afortunadamente, con métodos simples para diagnosticarlo a tiempo, situación que implicaría que 9 de cada 10 pacientes se puedan curar. Sin embargo, muchos argentinos llegan tarde al diagnóstico, por lo que los especialistas del Hospital de Gastroenterología Dr. Carlos Bonorino Udaondo destacan la importancia de concientizar acerca de esta enfermedad y de acudir a la consulta con el especialista.

El cáncer de colon es un asesino silencioso, pues se estima que un 45 % de las personas que son diagnosticadas anualmente muere debido a esta causa (Getty)

“A partir de los 50 años, o más temprano si hay antecedentes de cáncer de colon, es recomendable visitar al gastroenterólogo para evaluar el estado de salud y decidir qué estudios son convenientes para prevenir o detectar a tiempo cualquier enfermedad. La colonoscopía, por ejemplo, es un examen que se realiza con sedación, sin dolor ni incomodidad, ”, afirmó el doctor Ubaldo Gualdrini, Médico especialista en Cirugía, Coloproctología y Gastroenterología y Miembro del Servicio de Coloproctología del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Carlos B. Udaondo’.

En 2019, murieron 7539 personas en nuestro país por cáncer de colon, en promedio. Por otra parte, según la encuesta Nacional sobre Factores de Riesgo para Enfermedades No Transmisibles llevada a cabo en 2019 por el Ministerio de Salud de la Nación, solo el 31,6% de las personas de entre 50 y 75 años afirmo haberse realizado alguna vez alguna prueba para detectar cáncer de colon. Además, en los últimos años, a raíz de la disminución de las consultas médicas por la pandemia, muchos pacientes postergaron sus controles médicos, entre los que se encuentra la consulta con el gastroenterólogo.

«Existe una lesión precursora de cáncer de colon denominada pólipo adenomatoso, o adenoma que si se detecta y se extirpa mediante una colonoscopìa, puede prevenir la enfermedad. Esto implica que gracias a este estudio podemos evitar el cáncer de colon y recto, con el beneficio a la salud emocional y física que eso implica: evitamos atravesar el diagnóstico y el tratamiento. Para aquellos casos en los que se detecta el pólipo ya malignizado (cáncer) una detección en etapas tempranas puede evitar tratamientos más invasivos con tasas de curación de alrededor del 90% mientras que si lo detecta en forma tardía; si bien el escenario es mucho más complejo, afortunadamente hoy contamos con alternativas terapéuticas que permiten mejorar la calidad de vida y pronóstico de la enfermedad”, explicó la doctora Karina Collia, Cirujana Proctóloga y Miembro del Servicio de Coloproctología del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Carlos B. Udaondo.

El test de sangre oculta en materia fecal y la colonoscopía son los dos estudios más utilizados para prevenir o detectar tempranamente este tipo de cáncer (Getty)

El test de sangre oculta en materia fecal y la colonoscopía son los dos estudios más utilizados para prevenir o detectar tempranamente este tipo de cáncer. El primero lo realiza cada paciente en su hogar con un equipamiento médico sencillo y la colonoscopía se lleva adelante en centros especializados con una sedación leve con anestesia, para examinar el interior del colon y recto con una cámara con un tubo flexible. Se trata de un examen habitual, realizado por profesionales experimentados y con equipamiento avanzado que permite extraer un pólipo en ese mismo momento. La colonoscopía, aunque aún pueda generar reticencia entre algunos pacientes, es un procedimiento indoloro y que salva vidas.

 Son dos estudios que difieren en sensibilidad, especificidad y seguridad, Se utilizan según la disponibilidad, accesibilidad y recomendación médica, analizando cada caso en particular. Si un test de sangre oculta da positivo, el siguiente paso es realizar una colonoscopía para identificar la causa del sangrado.

“Entre los factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar un cáncer de colon, se encuentran ser mayores de 50 años. Tener antecedentes de pólipos o de cáncer colorrectal en la familia, padecer enfermedad inflamatoria intestinal o llevar una alimentación y hábitos de vida no saludables, como excesiva ingesta de carnes rojas y grasas, exceso de alcohol, tabaquismo, sobrepeso, sedentarismo y falta de actividad física”, sostuvo el doctor Gualdrini, quien además es ex Presidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE).

Llevar una alimentación saludable con ingesta de frutas y verduras, mantener un peso adecuado, evitar el tabaquismo y el exceso de alcohol son clave para bajar el riesgo de cáncer de colon (Getty)

El cáncer de colon no suele presentar síntomas hasta un estadio avanzado, por lo que la consulta preventiva es fundamental para la salud. Sin embargo, ante situaciones como cambios en la evacuación intestinal, sangrado en la materia fecal, dolor abdominal o rectal recurrente, anemia o pérdida repentina de peso, es importante consultar inmediatamente con un especialista.

“Para disminuir el riesgo de desarrollar esta y muchas otras enfermedades, es recomendable llevar una alimentación saludable con Ingesta de frutas y verduras, mantener un peso adecuado, evitar el tabaquismo y el exceso de alcochol, realizar actividad física y acudir regularmente al especialista.  detalló Collia.

Las alternativas terapéuticas para el cáncer de colon incluyen la cirugía, que permite remover el tumor y los ganglios linfáticos, y la quimioterapia, que puede utilizarse en conjunto con la cirugía o como único tratamiento, según cada caso en particular. En el caso del cáncer localizado en el recto, la opción de quimioterapia asociada a radioterapia previa a la cirugía permite alcanzar mejores resultados. Por otra parte, en los últimos años se han desarrollado terapias de blanco específico con resultados muy alentadores para los estadios más avanzados.

Fuente: www.infobae.com

Danos un Like o Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.