Foto | Hisrael Garzon Roa- EL DIARIO

Por la gran extensión de tierra, en donde están ubicadas las tres plantas de generación de energía, patios de cenizas y las lagunas de enfriamiento, la empresa paga menos por impuesto predial que el propietario de cualquier predio en el perímetro urbano. Claro que genera empleo, pero de manera permanente arroja cenizas y residuos de sus procesos industriales sobre el aire y los suelos.

La actividad industrial que realiza Gestión Energética S.A. Gensa para la producción de energía eléctrica a través de tres plantas térmicas en cercanías de Paipa genera cada más discordia con sus vecinos, los casi 30 habitantes de esa ciudad.

Las quejas de los paipanos son frecuentes: que la empresa arroja agua caliente y residuos industriales al río Chicamocha, que no paga los impuestos que le corresponden, que le pone cercas y cierra entradas a los vecinos de las veredas cercanas, que no ejerce actividades de Responsabilidad Social Empresarial para mitigar el impacto ambiental que genera y que arroja cenizas sobre los cielos y los suelos de los paipanos.

El último capítulo de esa mala relación entre vecinos se produce por cuenta de obras que la empresa viene adelantando con el fin de no seguir arrojando el agua caliente que sale de a las calderas al río Chicamocha sino pasarla directamente a sus lagunas de enfriamiento.


Gensa, panorámica.

La obra no se hace por voluntad de la empresa sino que es un requerimiento técnico y ambiental de la Corporación Autónoma de Boyacá, Corpoboyacá, en cumplimiento de disposiciones que buscan proteger el medio ambiente.

La empresa ha querido mostrarle a los vecinos de las veredas vecinas cuáles son las características de las obras que realiza y el impacto que esos trabajos y las obras generarán, pero el alcalde de Paipa, Fabio Alberto Medrano considera que por lo que significa la empresa para Paipa, la socialización se debe hacer con todos los ciudadanos.

El asunto generó una polémica porque la empresa acusó al alcalde de ejercer presiones indebidas, mientras que el mandatario relacionó muchos de los inconvenientes que la operación de la empresa le genera a toda la ciudad.

Fabio Medrano se quejó que la empresa solamente paga 500 mil pesos de impuesto predial a la ciudad, lo cual es a todas luces desproporcional con lo que pagan todos los ciudadanos que tienen propiedades en la jurisdicción.

También dijo el Mandatario que Gensa realiza unas transferencias, que el municipio dedica a obras de impacto ambiental, pero que esos corresponden al cumplimiento de normas legales y con destinación específica. En el último periodo parte de esos recursos se utilizaron para fortalecer a acueductos regionales y para aumentar el líquido que se le suministra a la ciudad a través del acueducto municipal.

El Alcalde sostuvo que no le parece que la empresa socialice los proyectos que realiza solamente con los presidentes de las juntas de acción comunal de las veredas vecinas y pidió que sea invitada toda la comunidad, para que las dos partes –Gensa y los paipanos- den a conocer sus inquietudes sobre el funcionamiento de la empresa.

Finalmente, el Mandatario expresó su preocupación de que Gensa no se esté actualizando en el cumplimiento de las nuevas normas sobre contaminación y emisiones sino que siga aplicando normas de hace 15 o 20 años, que no eran tan exigentes.

Medrano propuso que el tema de las obras de Gensa se congele y que se haga una reunión general de socialización después de mediados de marzo, cuando haya culminado la campaña hacia el Congreso y algunos no crean que se está haciendo protagonismo político.

El tema de la emisión de cenizas de las tres plantas generadoras de energía ha causado muchas molestias y quejas frecuentes por parte de los ciudadanos

Dionicia Molano, veedora ciudadana, ha hecho numerosas y frecuentes denuncias sobre lo que ella considera es un ‘envenenamiento’ permanente del aire y los suelos por parte de Gensa. En sus redes sociales ella publica casi que a diario fotografías que muestran como esos residuos dañan los pastos, contaminan el aire y el agua de Paipa.

Henry de Jesús Puerto, dirigente cívico y político de Paipa, hijo de quien fuera un trabajador de la empresa y vecino de la vereda Río Arriba, sostiene que Gensa le está generando más inconvenientes que ventajas a Paipa.

Gensa no es un buen vecino de Paipa porque no paga los impuestos que les corresponden sino que paga parte de esos tributos en Manizales, cuando es aquí donde produce y contamina”, señala Puerto.

Agrega que Gensa no es un buen vecino de los paipanos porque contamina el aire, contamina el río Chicamocha al hacer vertimientos de agua caliente y aceites, así como otros residuos de sus procesos; porque no informa a toda la comunidad sobre lo que está haciendo, porque no colabora con temas de infraestructura para las veredas cercanas, que son las que más se ven afectadas por la actividad industrial; porque no tiene políticas de Responsabilidad Social Empresarial y da pequeñas dádivas a unas juntas de acción comunal, como uniformes deportivos y patrocinios de torneos, sin que eso mitigue el impacto que genera; porque no realiza un trabajo de integración con las comunidades y las autoridades y porque ha sido abusiva con toda la comunidad.

Adicionalmente sostiene Puerto Vásquez que es increíble que un puente, a menos de 100 metros de la portería de Gensa, que debería ser para el servicio de las comunidades, esté destruido por el paso de las volquetas que llevan carbón a la empresa y que Gensa no lo haya reparado debidamente o construido uno nuevo.

Finalmente dice que Gensa debe tomar medidas para mitigar el impacto ambiental que está ejerciendo sobre toda la ciudad, en donde se presta un servicio de energía más costoso que el resto del país.

Fuente: periodicoeldiario.com

Danos un Like o Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.