Lo que se sabe de la vida en libertad del excapo Carlos Lehder

pasar 33 años en cárcel de EE. UU., hoy está en Alemania. Habló Óscar Arroyave, su abogado.

Foto de cuando fue extraditado Carlos Lehder a Estados Unidos
Foto: Archivo El Tiempo

A mediados de junio pasado, los medios de comunicación en Colombia y el mundo volvieron a hablar de Carlos Lehder Rivas, el excéntrico capo nacido en Armenia (Quindío) que fraguó con Pablo Escobar el cartel de Medellín, uno de los más despiadados de la historia del narcotráfico.

En esa ocasión, sin embargo, la noticia fue su libertad, pues, luego de cumplir una condena de 33 años por narcotráfico en Estados Unidos, país al que fue extraditado el 4 de febrero de 1987, Lehder, quien hoy tiene 71 años de edad, fue acogido en Berlín (Alemania) por una organización sin ánimo de lucro que apoya a exconvictos.

Así, el excapo, quien pasó a la historia como el primer narco colombiano extraditado a Estados Unidos, llegó a Frankfurt en un vuelo comercial proveniente de Nueva York, con un pasaporte que lo identificaba como ciudadano alemán y con la garantía de ser un hombre completamente libre sin cuentas pendientes con la justicia de ese país.

Desde entonces se conoce muy poco sobre su nueva vida. De hecho, no se tiene certeza de su paradero en Alemania y se dice que, por decisión propia, procura mantenerse alejado del ojo público.

Captura de Carlos Lehder en Colombia
Foto de la captura de Carlos Lehder en Colombia en 1987.
Foto: Archivo

Sin embargo, el diario español La Vanguardia se comunicó recientemente vía telefónica con Óscar Arroyave, abogado de Lehder, quien habló desde Miami sobre el estado actual del exnarcotraficante.

“Ya canceló la factura”, le dijo Arroyave a ese medio en relación al cumplimiento de la condena de su cliente. “El señor Lehder quiere vivir tranquilo, en compañía de su familia y con muchas ganas de conocer a sus nuevo nietos”, agregó.

Sus declaraciones son importantes, pues, como menciona ese medio, Arroyave y María del Mar Lehder, hija del excapo, son las únicas personas que, desde Estados Unidos, mantienen contacto frecuente con el otrora socio de Pablo Escobar.

Lehder no estaría enfermo

Esta es la segunda vez que se conoce información directa y, podría decirse que confiable, sobre el exnarcotraficante desde que recobró su libertad.

La primera fue en agosto pasado, cuando el mismo Lehder concedió la que, a la fecha, es su única entrevista desde su llegada a Alemania. En ese entonces, el excapo sostuvo un diálogo breve vía WhatsApp con el portal colombiano Los Juanes y dio detalles de su estado de salud y de la relación con su familia en Colombia.

Según ese portal, Lehder aseguró que su salud está “perfecta” y desmintió que padece una enfermedad terminal, contradiciendo lo que ha señalado su hija Mónica, quien ha dicho varias veces a medios de comunicación que su padre tiene cáncer y que precisamente esa fue una de las razones por las cuales se trasladó a Alemania, pues allí podría adelantar un tratamiento médico.

El excapo, sin embargo, fue enfático en que nunca ha autorizado a su hija para conceder entrevistas a medios de comunicación o emitir algún tipo de declaración pública en su nombre. Incluso, en dicha entrevista, Ledher asegura que se lo tiene explícitamente prohibido. “Pero ella no quiere obedecer”, dijo.

Sobre la relación que lleva con su familia, añadió que desde hace años no tiene ningún tipo de comunicación con su hija Mónica ni con su madre, Liliana García.

Carlos Enrique Lehder Rivas
Carlos Lehder junto a su hija Mónica, en una visita que esta le hizo en una prisión de EE. UU.
Foto: Archivo Particular

¿Por qué Alemania? 

Como trascendió en su momento, el traslado de Lehder a Alemania se remonta a su historia familiar, pues el exnarcotraficante es hijo de un ciudadano alemán (Joseph Willhelm Lehder) y una mujer colombiana (Liliana García), así que conserva la doble nacionalidad.

Pero las razones van más allá. Su abogado, Óscar Arroyave, le explicó a La Vanguardia que, “al quedar en libertad, (Lehder) pudo elegir ir a uno de los dos países de los que tiene nacionalidad, y él prefirió Alemania”.

Según relata ese medio, citando declaraciones del abogado, el excapo “prefirió viajar a Europa que volver a Colombia por una cuestión de calidad de vida, aunque su país natal no tuviera en esos momentos cargos contra él”.

Al respecto, cabe recordar que, cuando se conoció la noticia de su libertad, el mismo Arroyave le dijo a la BBC que “Carlos tiene unos euros guardados en Alemania y sabe que su calidad de vida será mejor allá que en Colombia”.

Pero el abogado, reconocido en casos de extradición internacional y narcotráfico y quien lleva los casos de otros criminales de alto perfil como Salvatore Mancuso y Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna, se abstuvo de dar detalles del día a día de Lehder.

“Está intentando disfrutar de su familia y de su vida”, declaró, sin aclarar con quién vive el excapo o cuál es su paradero en Alemania.

Eso sí, La Vanguardia asegura que algunas versiones indican que uno o dos de sus hermanos también estaría residiendo en ese país.

Está intentando disfrutar de su familia y de su vida

Su vida criminal

Carlos Lehder, quien tenía condenas en Colombia de más de 30 años de cárcel, fue sentenciado en 1988 en los Estados Unidos a cadena perpetua, pero llegó a un acuerdo de colaboración en agosto de 1991 y se convirtió en testigo contra el dictador panameño Manuel Antonio Noriega.

Esto le implicó beneficios como el traslado a una cárcel de menor seguridad en la que podía acceder a visitas y a tiempo al aire libre. Además, logró una rebaja de la pena.

Hace cuatro años, el excapo le pidió al Estado colombiano que le permitiera una vida en libertad después de cumplir una sentencia que lo tuvo aislado, sin visitas y sin llamadas por la mayor parte de la condena. Pero su solicitud no fue aceptada.

Carlos Lehder
Ledher fue detenido en Colombia en 1987 y extraditado a Estados Unidos,
Foto: Archivo particular

En los años 70, Lehder lideró una red de compraventa y contrabando de carros robados en Estados Unidos que lo llevó a la cárcel en Connecticut. En 1975, una vez en libertad, empezó a traficar marihuana y cocaína.

Años después, se alió con Pablo Escobar, dándole al incipiente Cartel de Medellín los saberes necesarios para entrar y traficar en Estados Unidos. Y, en los 80, fundó un periódico y montó un hotel campestre llamado La Posada Alemana, que contaba con dos leones enjaulados y una estatua tamaño natural de John Lennon desnudo.

Fuente:www.eltiempo.com

Danos un Like o Comparte
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *