A propósito del Tour y de Messi

Muchos de nosotros soñamos y muchos de nuestros hijos sueñan con ser grandes deportistas, dejar en alto las banderas de nuestra patria y escuchar entre lágrimas el himno de Colombia entonado por multitudes que alegran sus corazones por las victorias deportivas.

Cuando me preguntan por el impacto del deporte competitivo en nuestra comunidad, en estos dias de inicio del Tour de Francia y la conmoción por la posible salida de Messi del Barça, pienso que esta discusión puede llegar fácilmente a su fin, los eventos deportivos de diferentes disciplinas paralizan nuestra sociedad y dan un soplo de frescos vientos en este momento de crisis que tanto lo necesitamos.

Pero la familia del deporte es mucho más amplia, en el deporte competitivo hoy los entrenadores y sus familias están atravesando un difícil crisis económica, estan las escuelas de formación, los clubes deportivos, las ligas, las federaciones, los institutos que administran las políticas públicas, equipos interdisciplinarios (sicólogos, nuticionistas, terapeutas, entrenadores y deportistas). En el deporte recreativo encontramos a todos los adultos que practican un deporte por salud y satisfacción personal, los integrantes de la tercera edad que hacen parte de grupos deportivos y recreativos, la población en condicion de discapacidad, las iniciativas empresariales privadas en torno al deporte y a la practica deportiva, asi como la comunidad que utiliza los parques en barrios y veredas, absolutamente todos, conscientes de la necesidad de recursos para este sector para sus integrantes de todo orden y de los parques y escenarios deportivos.

“Me atacan diciendo que siga haciendo rifas y saque la totuma, pensando que con esto me están humillando. Ya lo he hecho y así los he representado ¿Ustedes que creen que hace el 90% de los deportistas de Colombia? Hacer de todo para poder costearse sus viáticos. ¿Dónde viven? ¿En Suiza?”

Escribió el 21 de agosto de manera cruda, el campeón suramericano de natación Jorge Ivan del Valle describiendo una situación conocida por todos. Esto junto a Institutos de deporte quebrados e infraestructura deportiva en ruinas en muchos municipios y la situación económica de entrenadores y trabajadores del sector en esta crisis covid 19, hacen de la consecución de recursos una necesidad urgente.

En este escenario aparece la ley 2023 mediante la cual se faculta a los concejos y asambleas para crear la Tasa Pro Deporte y Recreación, una Tasa no la pagan todos los ciudadanos, la pagan únicamente quienes han recibido un beneficio del estado, en este caso los contratistas, se trata de un aporte de 25 mil pesos para el deporte, por cada millón de pesos contratado con el estado, excepto los Contratos de Prestación de Servicios.

Esta medida será de mucho beneficio para la familia del deporte, para la salud colectiva, para los padres que apoyan con tanto amor y esfuerzo a sus hijos y para la sociedad en general. Ya la presentó el Gobernador de Boyacá y la asamblea la aprobó, el alcalde de Tunja y está en manos del concejo de la capital, de igual forma Beteitiva, Nobsa, Cómbita, Arcabuco, Pauna, Miraflores, Belén y contándoles esto pretendo que la mayoría, ojalá todos los municipios de Boyacá, se animen y adopten esta gran oportunidad, encontrando en el deporte una causa que nos debe invitar a superar diferencias políticas y unirnos en benficio de los ciudadanos.

Alejo Gutiérrez

Concejal de Sogamoso

Danos un Like o Comparte
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *