Sogamoso 12 de agosto de 2022.- En el café, con el humeante tinto sobre la mesa, es común escuchar los comentarios sobre el estado de las vías de Sogamoso. Hoy es una tarea difícil o imposible encontrar a alguien que ose siquiera defender la gestión del ahora autodenominado ‘profesor’ y alcalde Rigoberto Alfonso. 

En sus ‘informes de gestión’ poco se habla del número de kilómetros pavimentados en las áreas urbana y rural. Lo que observa el común de los ciudadanos es la ausencia de obras o el excesivo tiempo para su ejecución, cuando se deciden hacerlas. 

–Mal, muy mal, ‘profesor’— dicen en el café. Lo que sí se evidencia es la mala planeación –continúan diciendo— porque por el arreglo de una vía en el Laguito demoró un año o más en terminarla. Y la 9-A, va a completar este año, en una sola cuadra de menos 70 metros y nada.

–¿Y los huecos que dejaron desde hace meses entre la carrera 15 y siguientes, por la Avenida del Sol, la que bordea el río? —Se pregunta otro de los interlocutores. —Fueron los genios, abrieron más huecos de los que había, es decir los agrandaron y se fueron. 

Ejemplos fueron muchos los que relataron mientras degustaban el café, pero, además, se preguntaban si será porque no hay dinero en las arcas municipales. Sogamoso el ruinoso será la nueva premisa de quienes admitamos esta antigua Ciudad del Sol, aquí ya no brilla nada, solo la improvisación de la Administración y la indolencia de un Concejo Municipal inútil. 

 ¿Por qué tanto interés del ‘profesor’ por ser alcalde de la ciudad?  ¿No le dará vergüenza al profesor tener a Sogamoso en tan pésimas condiciones??

Comparte