La 26ª Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP26) se llevará a cabo hasta el 12 de noviembre en Glasgow, Escocia. Hemos seleccionado algunos apartes de periódicos europeos que siguen de cerca el desarrollo de la Conferencia, hoy les ofrecemos lo publicado en el periódico francés Le Monde y la Deutche Welle, del 2 de noviembre de 2021

Un lector pregunta:
Muchos se preguntan ¿por qué comprometerse públicamente a limitar el calentamiento a 1,5C cuando los científicos lo consideran casi imposible y muy pocos países están dispuestos a poner en marcha los medios y acciones para lograrlo? Esto no es creíble, mientras que hay una necesidad real de credibilidad para ganar la confianza de la población.

Respuesta de Audrey Garric periodista de Le Monde:
Este es uno de los objetivos del Acuerdo de París (junto con la limitación del calentamiento muy por debajo de 2 °C), que casi todos los países adoptaron en 2015. Es un tratado internacional, por lo que oficialmente los países deben respetarlo. Por supuesto, hay una diferencia entre las promesas y las acciones. La Tierra ya se ha calentado 1,1°C y se espera que el umbral de 1,5°C se supere en las décadas de 2030 y 2040, pero los científicos creen que todavía es posible volver a bajar ese umbral después, mediante reducciones drásticas de las emisiones y tecnologías de captura y almacenamiento de CO2 y de captura directa del aire. Tampoco lo creen todos los científicos. Una encuesta realizada ayer por Nature entre 92 autores del último informe del IPCC muestra que la mayoría de ellos cree que los gobiernos no podrán tomar las medidas adecuadas y que superaremos los 3°C de calentamiento a finales de siglo.

EL CONTEXTO DE LA 26ª CONFERENCIA DE LAS PARTES SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO (COP26)

Tras las decepcionantes esperanzas de la cumbre del G20, más de 120 jefes de Estado y de Gobierno se reúnen en Glasgow (Escocia) hasta el 12 de noviembre para la 26ª Conferencia de las Partes (COP26).

Hay mucho en juego: acelerar considerablemente la lucha contra el cambio climático para evitar sus peores efectos, que ya son perceptibles en todo el mundo.

Esta conferencia es la más importante desde la adopción del acuerdo climático de París en 2015. Es una prueba de la credibilidad de este tratado internacional. En la COP21, los Estados acordaron limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados, y si es posible a 1,5 grados en comparación con la era preindustrial.

En la actualidad, la trayectoria sigue siendo la de una catástrofe climática, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU): 2,7 grados, o incluso más, ya que los objetivos aún no se cumplen. En todo el mundo, las deficiencias e incoherencias demuestran que una verdadera transición energética aún no está en la agenda.

En el primer día de la COP26, varios jefes de Estado pronunciaron discursos, mientras se producían manifestaciones en otros lugares de Glasgow. Emmanuel Macron pidió a los mayores emisores de gases de efecto invernadero que eleven su ambición en quince días. Actuar contra el cambio climático es un imperativo moral y económico, dijo el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

COP26: LÍDERES MUNDIALES SE COMPROMETEN A FRENAR LA DEFORESTACIÓN
DEUTSCHE WELLE
El primer ministro británico, Boris Johnson, instó este martes a proteger y «recuperar los bosques» a fin de detener la pérdida de biodiversidad en el planeta, al anunciar en la COP26 el compromiso de más de cien líderes internacionales para revertir la deforestación para 2030.

En la inauguración de un evento dedicado a «Bosques y Tierra» en la cumbre del clima de la ONU en Glasgow (Escocia), el líder conservador subrayó que «el cambio climático y la biodiversidad son dos caras de la misma moneda», de modo que mientras se combate una, se debe proteger la otra.

EL COMPROMISO DE COLOMBIA
En el mismo acto, intervino el presidente de Colombia, Iván Duque, que subrayó el compromiso de su Gobierno de declarar un 30 % del país área protegida para 2022, mucho antes de la meta general de 2030, «porque hay que actuar ahora».

Duque explicó que Colombia ha aprobado «una ley de antideforestación» y ha convertido la protección de la biodiversidad «en una parte importante de la estrategia nacional», mientras que solo este año plantará 120 millones de árboles.

El gran anuncio de hoy en la COP26, presidida por el Reino Unido, es la firma por un centenar de líderes mundiales -de países que representan el 85 % de los bosques del planeta- de una declaración en la que se comprometen a «detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra» para 2030.

FINANCIACIÓN
La promesa de frenar la deforestación, suscrita por Colombia, Indonesia, Noruega, Australia, Brasil, China, Costa Rica, la Unión Europea, Ecuador, Honduras, Guatemala, Perú, Rusia, Turquía, Uruguay, Estados Unidos y Reino Unido, va acompañada de financiación en la presente década para frenar la regresión de las masas forestales.

En concreto, adquirieron la obligación de desembolsar 12.000 millones de dólares de inversión pública (unos 10.340 millones de euros), a la que se suman 7.200 millones de dólares de inversión privada (unos 6.200 millones de euros) para 2030, según informó el gobierno británico.

Esa cifra de inversión privada incluye 3.000 millones de dólares comprometidos a través de la iniciativa Finanzas innovadoras para la Amazonia, el Cerrado y el Chaco (IFACC, por sus siglas en inglés) para acelerar la producción de soja y ganado libre de deforestación en América Latina.

LOS «PULMONES» DEL PLANETA
Los Estados firmantes, que abarcan desde el norte de Canadá a la República Democrática del Congo, suman una superficie de 33,6 millones de kilómetros cuadrados de bosques, que son «los pulmones del planeta» pero que desaparecen a un ritmo de 27 campos de fútbol por minuto, indicó el Gobierno británico en un comunicado.

Además, los máximos responsables de 30 grandes instituciones financieras, entre las que se cuentan Schroders, Axa, East Capital Group o NEI Investment, también se comprometen a eliminar la inversión en actividades vinculadas a la deforestación.

INCIATIVA CONTRA EL METANO
Por otra parte, casi 90 países se han sumado a la iniciativa de Estados Unidos y la Unión Europea para deducir las emisiones de metano, según fuentes estadounidenses. Se espera que la adhesión se dé a conocer igualmente este martes.

Washington, respaldado por la UE, ha propuesto reducir las emisiones globales de metano en un 30% para 2030. El metano es el segundo mayor gas antropogénico (originado por la actuación humana) que contribuye al calentamiento global, después del dióxido de carbono (CO2), y es responsable de «alrededor de medio grado» centígrado del aumento en la temperatura del planeta, según la Casa Blanca. Las principales fuentes de emisiones de metano están asociadas a la extracción de petróleo y gas natural y la industria ganadera.

Fuente: Jorge Armando Rodríguez

Danos un Like o Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.