Providencia quedó devastada tras el paso de huracán Iota

El presidente confirmó que se conoció la muerte de una persona y el 98 % de daño en infraestructura.

El presidente Iván Duque confirmó en la tarde de este lunes que tras el devastador paso del huracán Iota cerca del archipiélago de San Andrés murió una persona y se presentaron graves daños en la infraestructura en Providencia.

La última comunicación que se había tenido en la isla se registró en la madrugada de este lunes, hacia las 4 de la mañana. Fueron más de 12 horas sin información de la situación en la zona, la más afectada del archipiélago por este huracán de categoría cinco, del mismo nivel que el huracán Matthew, que afectó el país en 2016, según el meteorólogo Christian Euscátegui.

En ese año, dicho huracán dejó impactos mucho menores, averiando unas 27 viviendas en La Guajira, principalmente.

Por su fuerza, el huracán Iota afectó al menos el 98 por ciento de la infraestructura existente en la isla de Providencia, según lo reveló anoche, desde Cartagena, el Presidente, a donde llegó con buena parte de su equipo de Gobierno para instalar un puesto de mando adelantado.

El primer mandatario reveló que logró comunicarse con el alcalde de Providencia, Norberto Gari Hooker, quien le contó que por el momento tenían información de la muerte de una persona por la emergencia. Desde la Heroica, el mandatario confirmó que la identidad de la víctima no ha sido establecida.

También destacó que el alcalde de Providencia y su equipo de trabajo estaban haciendo una remoción de obstrucción en algunas de las principales vías. “Estamos trabajando para poder limpiar la pista de aterrizaje en el aeropuerto El Embrujo para, una vez las condiciones climáticas nos permitan, llegar hasta allá”.

Duque dijo que el mensaje que le transmitió al alcalde es que “estamos a su lado y estamos al lado de toda la comunidad de Providencia y vamos a estar como Gobierno Nacional hasta recuperar toda la infraestructura en el menor tiempo posible”. Por otro lado, la Gobernación de San Andrés señaló que permanecen en máxima alerta por los incalculables daños que dejó durante su avance por el Caribe rumbo a Centroamérica.

En horas de la mañana de este lunes, la Dirección General Marítima (Dimar), como responsable del Servicio Meteorológico Nacional, adscrito al Cioh Caribe, informó que el huracán se había fortalecido con vientos de más de 200 kilómetros por hora.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) recomendó “extremar medidas”. Iota se dirige a una velocidad de 15 kilómetros por hora hacia Honduras y Nicaragua, áreas ya devastadas por el ciclón Eta hace dos semanas.
Según los datos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, el ojo del huracán se ubicó a unos 30 kilómetros de Providencia. De ahí el fuerte impacto que tuvo en esta isla.

Además de suspender la actividad en playas, los organismos oficiales anunciaron el cierre del aeropuerto que sirve a Providencia y un toque de queda por horas en San Andrés, la más grande del archipiélago, que rige desde el pasado sábado.

Los habitantes de San Andrés amanecieron este lunes sin energía y con las vías cerradas como consecuencia de la caída de árboles. Habitantes del archipiélago dijeron que la movilidad es imposible y que los fuertes vientos registrados desde la madrugada de este lunes han generado afectaciones en las viviendas.

René Durán, administrador de propiedad horizontal, asegura que las olas van y vienen hasta la calle de su casa, ubicada en el kilómetro 4 de la isla. “Mi casa está ubicada en la circunvalar, a unos tres metros tengo el mar y las olas llegan hasta la carretera –relató René–. Hay árboles caídos. La gente no se puede movilizar y los bomberos no dan abasto porque hay muchos troncos obstaculizando la vía”.

Ola gigantesca sorprende a isleños en San Andrés
Así fue la gigantesca ola que sorprendió a personas en San Andrés. 

Este administrador señala que las ventanas de seguridad que muchos de sus vecinos han instalado en sus apartamentos se rompieron por cuenta de los fuertes vientos.
“La lluvia se ha filtrado en los ocho pisos de esta unidad –asegura René–. Hay agua en el piso y como no tenemos energía, tememos que al regresar pueda provocar algún corto”.

El comerciante Edwin Neira dijo que los vientos han sido tan fuertes que ha presenciado cómo muchas embarcaciones se han hundido.

Mientras tanto, desde el Cuerpo de Bomberos de San Andrés aseguraron que debido a la cantidad de árboles en las calles fue difícil la movilidad de los socorristas, por lo que le recomendaron a la comunidad, que sufrió el desprendimiento de sus techos, dirigirse a la vivienda de sus vecinos.

Entre las emergencias registradas, la Armada Nacional dio cuenta de un extranjero de 67 años que fue rescatado en San Andrés. El hombre, de nacionalidad italiana, se encontraba en un velero en el sector Los Almendros cuando los fuertes vientos, que han superado los 200 kilómetros por hora, lo arrastraron hacia altamar.

Ante la alerta de la comunidad, la Unidad de Reacción Rápida de Guardacostas de San Andrés y Providencia comenzó la búsqueda del velero en medio de condiciones de alto riesgo.

Personas que se refugiaron en los albergues para enfrentar la emergencia también señalaron graves afectaciones en estos puntos. “Estamos encerrados en las casas desde el domingo a las 3 de la tarde e incomunicados con mi familia en Providencia desde las 3:11 de la mañana. Solo están funcionando bien teléfonos satelitales y han entrado algunas llamadas desde el hospital, pero no sabemos qué pasa allá”.

Inicialmente, uno de los reportes que la Defensoría recibió desde San Andrés, a través de su regional, calculó la ubicación del ojo del huracán a una distancia más cercana.

“Hay varios postes caídos, buena parte de la isla está inundada y sabemos que algunos refugios fueron afectados en Providencia. El momento más duro fue a las 7 de la mañana de este lunes, pero la emergencia continúa. Y la mayor preocupación es por Providencia: el ojo del huracán pasó a 10 millas, con vientos de 250 kilómetros. Dicen que la isla está muy afectada”, agregan apartes del reporte. Esto según uno de los reportes iniciales de la Defensoría, que calculaba el ojo del huracán a una distancia más cercana de Providencia.

Paso de Iota por San Andrés
Hubo inundaciones en varias calles de San Andrés. 
Foto: Ronny Suárez. EL TIEMPO

Según se sabe, varios de los techos de los refugios en iglesias y colegios se desprendieron por la fuerza de los vientos.

A su vez, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, señaló que están a la espera del paso del huracán para hacer un cálculo de las pérdidas y poder atender a los damnificados.

“Lo primero ante un hecho de la naturaleza, como lo es este, es tratar de tener todas las medidas, en coordinación con las demás entidades del Estado que están a cargo de distintos temas, para proteger la vida de las personas de Providencia y reaccionar inmediatamente tan pronto todo pase, mirar qué pasó, cuáles fueron los efectos y cómo la infraestructura estratégica sirve, precisamente para llevar las ayudas una vez pase esta situación”, señaló Orozco.

Fuente:www.eltiempo.com

Danos un Like o Comparte
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *