A Sogamoso hay que quererlo

Elecciones 2022, la perinola calló, “todos ponen”; perjudicado: El pueblo

Aquí llegaron a pescar en río revuelto, votos para todos menos para los de Sogamoso. Solucionar la crisis interna es urgente, afortunada o desafortunadamente se soluciona de la misma manera, con votos.

Sogamoso la ciudad del sol y del acero “en donde nadie es forastero”, hoy atraviesa por una profunda crisis de representación y liderazgo, recordar la época de la plaza de la villa repleta de pensamiento e ideas liberales da nostalgia al ver lo bajo que fue capaz de caer la clase política de Sogamoso al permitir desperdigar su poder y grandeza en las elecciones legislativas.

Aquí ya nadie piensa en Sogamoso y sus gentes, los problemas que aparentemente se debieron solucionar en los últimos 25 años envejecieron mal, Es evidente al analizar los resultados fruto de los últimos comicios electorales de los años 2011, 2015, 2019 y 2022. Lo que importa no es el pueblo, lo que importa es ganar por ganar, de gestión poco. “9” alcaldes en los últimos 12 años, ¡3 periodos!

En 1988 fue electo el primer alcalde por elección popular de la capital de la provincia de Sugamuxi, con 20.540 votos, Nos deja 34 años de democracia representativa y muchas, muchas mañas, nuestro sistema electoral expuso ante los ojos de todos la forma en la que se llega a ocupar un cargo de elección popular… ¿Y las nuevas generaciones? ¿Las nuevas formas de hacer política? Aquí uno se siente como congelado en el tiempo, las mañas parece que también se heredan.

Un estudio de 2018 de la universidad de los andes, sobre el índice de desarrollo municipal de Sogamoso, analizó datos desde el año 2000 hasta el 2010, encontrando una variación positiva hasta 2008. Desafortunadamente, según indica el estudio, desde 2008 no levantamos cabeza, recordemos quien fue el secretario de planeación de la época, el tan mencionado y polémico caso de la inhabilidad por firmas y las mañas que se usaron para conseguir clavarle el puñal al pueblo Sogamoseño. Hasta el día de hoy seguimos pagando los platos rotos, quien fuera secretario, hoy es alcalde, pero sin alcaldía.

En pleno siglo XXI deberíamos pensar en reinventar la participación y la representación política, surtir nuestras diferencias usando algún mecanismo que brinde garantías por igual para todos antes de presentar listas en partidos de la costa caribe o en partidos que no nos representan. mucho ojo, el peso del pulso político a este ritmo lo podemos terminar recibiendo con toda su fuerza los ciudadanos del común, usted y yo.

Pensar en un partido político de Sogamoso es mi invitación, hoy el poder de voto en Colombia está dividido en 22 partidos, las ideologías están mandadas a recoger y lo que genera votos son las causas. Trabajemos en una agenda legislativa, discutamos por ideas, causas y no por personas, elijamos quien nos representa antes de iniciar la contienda nacional, regional o local, con voto digital.

A Sogamoso hay que quererlo, pero de verdad, verdad, Digitalicemos la democracia.

Felipe Álvarez.

Presidente

Fundación, Redmocracia.

Comparte