El regreso del maestro Reinaldo Monroy Camargo

CREACIÓN DE LA ESCUELA TÍPICA DE CUERDAS DE SOGAMOSO

Dice la gran maestra Irene Brisson, del Conservatorio de Música de Quebec, que la música es un arte único y aparte, porque a diferencia de una obra de teatro, por ejemplo, que nos habla desde dentro y a partir de la primera lectura o de un cuadro que se graba en nuestra memoria para siempre en un segundo, la música solo se percibe plenamente cuando la tocan o cantan los músicos que pueden descodificarla. Para cobrar vida necesita tanto del compositor como de la herramienta que es el intérprete. Esta especial condición artística está en el maestro sogamoseño Reinaldo Monroy Camargo quien, además, la ha en permanencia estudiado y la enseñó durante las décadas del 80 y 90 en Sogamoso y Tunja. En esta capital, en los 90, llevó a cabo una investigación pedagógica que fue un movimiento pionero desarrollado también en otras ciudades del país.

Su movimiento acogió la enseñanza de la música, de manera integral, para los niños de primaria hasta el último año del bachillerato. Posteriormente, vendría su experiencia como docente e investigador en la Universidad Distrital de Bogotá y la puesta en práctica de varios proyectos con el Programa Nacional de Bandas del Ministerio de Cultura, en especial el de cartillas metodológicas para flauta, clarinete, corno y fliscorno.

A través de toda su carrera, el maestro Monroy Camargo ha asumido la tarea y el reto de acercar a los niños y jóvenes a las actividades musicales, y agrega: de prepararlos para participar activamente en ellas, no sólo como oyentes sino también como músicos, entendiendo esta tarea como una contribución para lograr su desarrollo integral como seres humanos.

Según su concepto, la integralidad contiene elementos que refuerzan la capacidad de las personas para aceptar y recibir el arte porque toca la parte más sensible del ser humano. La música satisface esta necesidad, especialmente en los jóvenes. A través de ella, descubren un camino lleno de beneficios halagadores para la mente, y les ofrece formas de combinar la teoría, el conocimiento y la práctica con otro don natural que poseemos pero que a menudo descuidamos, permaneciendo sin cultivar: la sensibilidad.

Para el maestro Reinaldo toda esa experiencia musical carecería de interés para él, si continuara transmitiéndola en lugares fuera de Sogamoso, su tierra natal y por la cual profesa un profundo sentir de agradecimiento. Aquí nació y estudió durante sus años de primaria, en la Universidad de los pinos, hoy Instituto Integrado Joaquín González Camargo y el bachillerato en el Colegio de Sugamuxi. También aquí nació su afición por la música, en especial por la guitarra.

La idea de su regreso para vivir, con su familia, en Sogamoso estará acompañada por la creación de la Orquesta Típica Integrada de Sogamoso, ampliada a instrumentos sinfónicos, con similitudes a una orquesta de cámara. Esta experiencia exitosa tuvo su origen en Venezuela con el Movimiento de orquestas típicas, el cual ha logrado exitosos resultados musicales.

El principal público objeto de este proyecto serán los niños y los jóvenes, a la manera de educación continua; es decir, que la música también sea parte fundamental de la formación y, reitera, será integral.

La interpretación y aprendizaje en la orquesta podrá disfrutarse en las modalidades presencial, semipresencial y virtual que no existen en el país, además de un portal que podrá ser consultado gratuitamente. De aquí la trascendencia para la juventud sogamoseña y la importancia de la vinculación de todos los estamentos sociales –públicos y privados— de la sociedad para que este proyecto salga adelante. De las composiciones del maestro Reinaldo Monroy destacan el pasillo La voz del pueblo, obra ganadora en el Festival Mono Núñez y el bambuco Los tres amigos, entre las más de 40 que han contribuido, a lo largo de su carrera, como producciones pedagógicas para la educación musical.       

     

Danos un Like o Comparte
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *