El pasado 26 de julio la bancada del Pacto Histórico y otros sectores presentaron ante la Cámara de Representantes un proyecto de ley que busca eximir de impuestos a los productos menstruales y garantizar derechos básicos a la población de personas menstruantes.

Además, se establecerá una política pública que ofrezca una educación sobre estos asuntos a mujeres y hombres trans. Según la representante antioqueña Susan Boreal “se busca eximir del IVA a los productos para el manejo del ciclo menstrual, así como garantizar su acceso gratuito a la población escolar, habitante de calle y carcelaria; asegurando así su derecho a la salud y a la dignidad humana. De igual manera, se pretende garantizar el acceso no sólo a los productos e insumos necesarios para el adecuado manejo del ciclo menstrual, sino también instalaciones privadas, seguras e higiénicas donde sea posible limpiarse, así como reemplazar y desechar los productos”.

Se busca con esto, igualmente, construir una política pública que garantice la educación sobre el manejo del período menstrual, algo que es necesario para que las personas que menstrúan tengan conocimiento acerca del funcionamiento de su cuerpo y aprendan a relacionarse con él. Así mismo esto posibilitaría alejar a la sociedad del tabú que existe sobre la menstruación en sí misma. Aprender a verla como lo que es: un ciclo natural que hace parte de la vida cotidiana de muchas personas.

Según la BBC en noviembre de 2015, “Escocia se ha convertido en la primera nación del mundo en hacer que los productos de higiene para la menstruación no tengan un costo económico para su población. Los legisladores del Parlamento de ese país aprobaron (…) por unanimidad el proyecto de ley de Productos de Período (de suministro gratuito). A partir de ahora, las autoridades locales tienen la obligación legal de garantizar que los artículos como tampones y toallas sanitarias sean gratuitos y estén disponibles para ‘cualquiera que los necesite’ en edificios públicos”.

A pesar de los avances que se han dado en términos de equidad ante las leyes sobre la mujer y las disidencias de género, aún hoy en día temas como este sacan a relucir una cultura patriarcal en que el ciclo menstrual está visto como algo prácticamente exótico, donde incluso muchas mujeres lo replican haciendo referencia al mismo con palabras que no expliciten, si están en público, que “están en sus días”, donde una mancha de sangre en el pantalón es motivo de burlas y de vergüenza. 

Fuente: www.semanariovoz.com

Danos un Like o Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.