Sistemas de videoconferencias, colaboración en la nube y medición de la productividad están entre las de mayor utilidad

A casi dos años de un experimento masivo de teletrabajo en el mercado laboral como consecuencia de la pandemia del covid-19, el home office parece evolucionar a una nueva normalidad en algunas organizaciones. De acuerdo con una encuesta de la plataforma Rankmi, 41% de las grandes empresas en México percibe como mayor desafío la implementación de modelos laborales híbridos en 2022.

En ese sentido, el teletrabajo parece afianzarse como una alternativa laboral, ya sea en un modelo totalmente remoto o en una modalidad que combine algunos días de home office con trabajo en oficinas.

En 2021, la Oxford Economics, la Society of Human Resources Management (Shrm) y SAP SuccessFactors, alertaron que solo 24% de los ejecutivos consideró que sus colaboradores contaban con el entorno adecuado para realizar trabajo remoto, lo cual contempla desde las competencias de las personas para hacer home office, hasta la disponibilidad del mobiliario y las herramientas tecnológicas.

Carlos Gómez, experto de SAP SuccessFactors, afirmó que la implementación del trabajo remoto implica la adaptación del espacio de trabajo para garantizar que la modalidad no se traduzca en problemas para los colaboradores y disminuya la productividad.

Elementos indispensables para el teletrabajo

La tecnología es el complemento para que las empresas capitalicen el teletrabajo y la modalidad no se traduzca en una pérdida de productividad. Diversos especialistas coinciden en que las herramientas que no pueden faltar el home office son:

Sistemas de videconferencias. Sin caer en extremos, el trabajo remoto implica una mayor comunicación y organización entre equipos y para ello los software de video llamadas son útiles. Plataformas como Zoom, Google Meet o Microsoft Teams son algunos ejemplos.

Colaboración en la nube. Herramientas que permitan almacenar información en la nube para que se pueda acceder a ésta con facilidad y se cuente con un respaldo de la misma, son nuevos elementos que deben considerarse para el trabajo remoto. Entre las alternativas se encuentran Google Drive, Microsoft OneDrive o DropBox.

Ciberseguridad plena. A medida que las empresas digitalizan sus procesos, los sistemas de seguridad informática se convierten en una necesidad para que el home office sea efectivo, ágil y al mismo tiempo seguro. Herramientas que pueden ayudar a esto son antivirus como AVG o McAfee, también son útiles los escáners de vulnerabilidades como Detectify o Web Cookies Scanner.

Aplicaciones para gestión de proyectos. Estos sistemas permiten calendarizar tareas, asignar actividades, visualizar el avance, compartir archivos y comunicarse sin complicaciones. En el mercado hay alternativas como Trello, Asana o Active Collab.

Comunicación eficiente. En el mercado también hay disponibles plataformas especiales para una comunicación segura y directa entre los equipos de trabajo, los cuales ayudan a mantener la colaboración entre las personas, sin listas de correos que pueden generar confusión. Slack o Google Hangoust son algunas opciones.

Medición de la productividad. Las herramientas que gestión de personal son útiles para monitorear la productividad de las personas, analizar el cumplimiento de los objetivos y recabar datos para tomar mejores decisiones. Entre las soluciones disponibles está EffiWork o Connecteam.

Fuente: www.larepublica.co

Comparte